El consumo de aove según la edad - Aceites Maeva
80395
post-template-default,single,single-post,postid-80395,single-format-standard,bridge-core-2.8.2,qode-page-transition-enabled,ajax_fade,page_not_loaded,,qode-title-hidden,qode_grid_1300,footer_responsive_adv,qode-child-theme-ver-1.0.0,qode-theme-ver-26.6,qode-theme-bridge,disabled_footer_bottom,qode-wpml-enabled,wpb-js-composer js-comp-ver-6.6.0,vc_responsive

El consumo de aove según la edad

El aceite de oliva virgen extra como sabemos es muy beneficioso para nuestro cuerpo, sin embargo, ¿sabemos para qué exactamente según nuestra edad? Dependiendo de de nuestro paso por el tiempo nos ayudará más en unas cosas que en otras.

Dividamos las edades en:

  • Recién nacido
  • Edad escolar
  • Adulto
  • Tercera edad
Alimentación del recién nacido

El Aceite de Oliva Virgen Extra es un alimento indispensable en la alimentación de los niños y debería introducirse en la primera fase de las papillas, en torno a los 6 meses. Ésta le ayudará a la formación de los huesos, al proceso de mielinización del cerebro y al crecimiento; es, además, una excelente ayuda para tener las defensas bien alertas.

Preferiblemente para los bebés nos fijaremos en que sea aceite de oliva virgen extra ya que no pasa por ningún proceso químico y está solo hecho mediante procesos mecánicos exprimiendo las aceitunas.

Otra función positiva es que facilita el funcionamiento del intestino, este alimento hace que las heces sean más suaves, facilitando así la evacuación. Consumido desde los primeros años de vida, el aceite ayuda a prevenir los trastornos de circulación que pueden aparecer en la edad adulta, gracias a los ácidos grasos (en particular, a los monoinsaturados) que contiene.

La cantidad ideal para el bebé es igual a una o dos cucharaditas de aceite de oliva virgen extra siempre crudo: sólo de esta manera, las características nutritivas del producto permanecen completamente inalteradas. Además, el aceite crudo es más fácil de digerir.

En este artículo encontrarás más información sobre el aove para los bebés.

Edad escolar

Para un niño una alimentación adecuada, condición esencial para un crecimiento armonioso y óptimo, es primordial. En la primera infancia comienzan a estructurarse los gustos y hábitos alimentarios de la edad adulta, por lo que cultivar buenos hábitos alimenticios por parte de todos los miembros de la familia es fundamental para dirigir al niño hacia un estilo de alimentación saludable.

Si añadimos aceite de oliva virgen extra a nuestras recetas, estaremos nutriéndonos de ácidos grasos esenciales (omega-6 y omega-3) muy importantes para formar la estructura de las células, especialmente las que se están desarrollando.

Alimentación en el adulto

En el adulto, el aceite desempeña una valiosa función de disminución del colesterol malo y de mantenimiento del colesterol bueno, contribuyendo así a la protección de los vasos arteriales y del corazón. A esto se añade una acción emoliente sobre los tejidos y funciones de protección de las mucosas gastrointestinales y de regulación digestiva. Pero lo que hace realmente único el aceite de oliva extra virgen es la gran cantidad de vitamina E, que es un antioxidante.

Alimentación en ancianos

Cuando el cuerpo envejece, la masa ósea y la masa muscular disminuyen, mientras que aumenta la masa grasa. Es una tendencia natural que una alimentación adecuada sin embargo puede obstaculizar con éxito. Gracias al aove ayudamos a reducir las dificultades digestivas y favorecer la absorción de vitaminas y sales minerales.

Para limitar la aparición de posibles enfermedades y mejorar la salud en general, es importante que la alimentación de las personas mayores sea sana y equilibrada (consulte siempre con su médico o especialista). Nunca es demasiado tarde para cambiar sus hábitos para mejorar y para lograr un nuevo estilo de vida más saludable.

Elija alimentos saludables y frescos, tales como:

  • Frutas y verduras de temporada
  • Cereales
  • Productos lácteos con bajo contenido en grasa, incluyendo leche, yogur, queso…
  • Bebidas a base de proteínas de soja,
  • Mariscos, pescado, carne magra y aves de corral
  • Huevos y legumbres
  • Frutos secos
  • Semillas y productos de soja
  • Aceite de oliva virgen extra, en cantidades adecuadas.