aceite de oliva y diabetes

El aceite de oliva y la diabetes

aceite de oliva y diabetesSegún un estudio realizado por la Universidad de Málaga, el consumo de Aceite de Oliva puede ayudar a reducir los problemas vasculares derivados de la diabetes mellitus.

Con este estudio, publicado en el “Journal of Nutrition Biochemistry”, científicos de la Universidad de Málaga han probado por primera vez que la ingesta continua de hidroxitirosol en dosis bajas, de 0,5 a 2,5 mg, es suficiente para ayudar a reducir la inflamación vascular asociada a la diabetes mellitus. El hidroxitirosol es un compuesto fenólico con propiedades antioxidantes que se encuentra de forma natural en las aceitunas y en el aceite de oliva.

La ingesta recomendada de hidroxitirosol supondría unas 3 cucharadas soperas en crudo de Aceite de Oliva Virgen Extra, que coincide con la cantidad diaria recomendada para este alimento. La clave es consumir esta cantidad desde que se diagnostica la patología para ayudar a detener su progresión, incluso si no padecemos ningún tipo de enfermedad, esta ingesta diaria tendrá numerosos beneficios para nuestra salud. Es importante que tengamos en cuenta que el aceite de oliva es un complemento y no un sustituto a cualquier tratamiento que estemos llevando a cabo y siempre bajo la supervisión de nuestro médico.

Los investigadores han llevado a cabo el estudio de forma experimental con ratas, y los resultados muestran que en el caso de animales diabéticos hay un aumento de los biomarcadores relacionados con la enfermedad vascular y una reducción de dos sustancias vasodilatadoras: óxido nítrico y prostaciclina. Esto hace que los vasos sanguíneos se estrechen e impidan o reduzcan la circulación de sangre a través de las arterias, con el consiguiente deterioro o incluso la muerte de los tejidos orgánicos del cuerpo. Por el contrario, en las ratas que se trataron con hidroxitirosol los biomarcadores de inflamación se redujeron.

¿Qué es la diabetes mellitus?

La diabetes mellitus (DM) es un conjunto de trastornos metabólicos que dan lugar a concentraciones elevadas de glucosa en la sangre. Es una enfermedad que se origina cuando el páncreas no sintetiza la cantidad de insulina que el cuerpo necesita. Es decir, cuando la elabora en una cantidad inferior o cuando el cuerpo no es capaz de utilizarla con eficacia. La insulina permite que la glucosa sea transportada al interior de las células, donde se transformará en la energía que hará funcionar nuestros músculos y tejidos. Las personas que sufren este tipo de diabetes, tienen hiperglucemia, es decir, hay un exceso de glucosa en sangre porque no se distribuye de la forma adecuada.

aceite verde¿Cómo ayuda el aceite de oliva a esta enfermedad?

La dieta mediterránea, cada vez más popular gracias a sus beneficios para la salud, tiene como protagonista al aceite de oliva, que ha demostrado ser una de las mejores opciones para la prevención y control de la diabetes. Diversos estudios demuestran los beneficios de consumir aceite de oliva, entre los que se encuentran la propiedad de hacer descender los niveles de glucosa en un 12% en personas sanas. Favorece la utilización de glucosa en las células y mejora la sensibilidad de la hormona insulina, previniendo que el páncreas se fatigue en un futuro y, por tanto, puede prevenir el desarrollo de diabetes.

Si bien los beneficios del aceite de oliva sobre personas sanas están demostrados científicamente, también hay estudios (como el realizado por la Universidad de Málaga) que demuestran cómo las personas con diabetes, pueden controlarla mejor cuando la dieta es rica en grasas monoinsaturadas, principal componente del aceite de oliva. Una dieta rica en aceite de oliva, favorece además el descenso de triglicéridos. En personas sanas este beneficio tiene menor trascendencia, pero en los diabéticos es distinto. Con la diabetes los triglicéridos adquieren capacidad para lesionar los vasos sanguíneos y favorecer el desarrollo de arterioesclerosis. Es decir, se convierten en los responsables de las complicaciones vasculares que suelen padecer las personas con esta afección. Así, cuanto más disminuya el nivel de triglicéridos en diabéticos mejor.

Conociendo cómo los beneficios del aceite de oliva pueden ayudar tanto en la prevención como en el tratamiento de la diabetes, todos deberíamos incluir dicho alimento en nuestra dieta, aunque teniendo presente la cantidad diaria recomendada para no caer en excesos y contando con que el aceite de oliva no es un sustituto para nuestro tratamiento, si no un complemento en nuestra dieta que ayudará a nuestra salud.

Write a Comment