xylella fastidiosa

¿Qué es la Xylella fastidiosa y cómo detectarla?

La “Xylella fastidiosa”, una bacteria que ataca a una gran variedad de cultivos clave en el Mediterráneo, entró en Europa por el sur de Italia procedente de América, y muestra una importante virulencia frente a los olivos.
Esta bacteria ataca a un gran número de plantas, principalmente a cultivos leñosos como frutales, viñas, cítricos, olivares, café… Su principal zona de expansión era el continente americano, pero hace poco se localizó el primer caso de Xylella fastidiosa en Europa; en concreto en la región de Apulia, en el sureste de Italia.

CARTEL XILLELLAEn Italia todo apunta a una importación de plantas ornamentales de café, y mientras este país intenta atajar el foco, el resto de países europeos toman medidas preventivas, conscientes del riesgo de que la bacteria se pueda extender por el continente. Esta bacteria ha demostrado una sorprendente virulencia frente a los olivos, atacando con agresividad a los olivos italianos y provocando la devastación de la zona, puesto que la única manera que se conoce hoy en día para acabar con la bacteria es arrancando la planta y quemándola después.

En España la plaga ya ha arrasado los almendros de Baleares y amenaza con avanzar hacia los olivos españoles, el problema es que hoy en día no hay forma de frenar su expansión, de ahí que varios grupos de investigadores trabajen a contrarreloj para encontrar soluciones. Buscan un virus bacteriófago capaz de aniquilar el llamado “ébola del olivo”, y es que si la Xylella fastidiosa lograra llegar hasta Andalucía, supondría pérdidas económicas de un valor incalculable.

La cantidad de focos detectados en Mallorca hace que para cumplir con el protocolo europeo de erradicación, sea necesario arrasar la isla. La plaga saltó de Baleares a Alicante, donde a día de hoy prosigue su lenta expansión. A día de hoy, y después de numerosas pruebas realizadas por la Junta, Andalucía permanece libre de la infección.

A falta de un tratamiento para revertir los efectos de la enfermedad o proteger mejor a los árboles, lo único que podemos hacer es extremar la prevención y el diagnóstico temprano para que no pase igual que en las Islas Baleares, que cuando se detectó ya era demasiado tarde. De igual manera, el alarmismo no es bueno, ya que puede conseguir que el agricultor, cuando detecte los síntomas, no diga nada por temor a que arranquen sus árboles.

¿Qué es la Xylella fastidiosa?

Esta bacteria se instala en el xilema de las plantas afectadas y se extiende por toda la planta, interrumpiendo el flujo de savia. Es entonces cuando empezamos a detectar los primeros síntomas externos, que pueden confundirse con cualquier otra forma de estrés hídrico y vemos como se empiezan a secar las hojas, los brotes, las ramas y, en el peor de los casos, la planta entera. Puesto que la bacteria se desarrolla en el interior de la planta, no hay tratamientos efectivos contra ella, más que la eliminación de la propia planta.

Algo que dificulta su erradicación es que en muchas plantas silvestres la Xylella fastidiosa se multiplica sin provocar daños, por lo que es muy difícil detectarla, actuando éstas como plantas portadoras. La transmisión entre plantas ocurre por medio de insectos vectores semejantes a pequeñas cigarras que pasan desapercibidos a los agricultores por su tamaño diminuto, no se concentran en grandes poblaciones y no causan daños importantes a las plantas. Poseen un pequeño estilete con el que llegan hasta el xilema de las plantas y absorben la savia bruta de la que se alimentan, además de infectarla.

Write a Comment