chocolate enriquecido con aceite de oliva

Chocolate enriquecido con Aceite de Oliva Virgen Extra

Un estudio presentado en el Congreso de la Sociedad Europea de Cardiología, celebrado en Barcelona, concluye que pequeñas cantidades de chocolate negro enriquecido con Aceite de Oliva Virgen Extra reduce el riesgo de padecer enfermedades cardiovasculares y ayuda a preservar nuestras células reparadores, como los CPE.
El origen de este estudio es aprovechar los efectos protectores de los polifenoles vegetales, que se encuentran en el cacao, el aceite de oliva y las manzanas. Es por esto que en el estudio se evaluó la asociación entre el consumo de chocolate negro enriquecido con aceite de oliva virgen extra o la manzana roja Panaia con la progresión de la aterosclerosis en individuos sanos con al menos tres factores de riesgo cardiovascular (fumar, hipertensión o antecedentes familiares de enfermedad cardiovascular).
Los participante, un grupo de 26 voluntarios formado por 14 hombres y 12 mujeres, recibieron 40 gramos de chocolate negro diariamente a lo largo de 28 días. Durante 14 días consecutivos, se les dio chocolate que contenía un 10% de aceite de oliva virgen extra y en el siguiente período se le agregó un 2,5% de manzana roja Panaia. Los dos tipos de chocolate se dieron en orden aleatorio entre los voluntarios.
Después de los 28 días, los investigadores pudieron concluir que el chocolate enriquecido con aceite de oliva se asociaba con un aumento significativo de los niveles de CPE y la disminución de los niveles de carnitina y hipurato en comparación con la línea de base y después del consumo de chocolate enriquecido con manzana. El chocolate enriquecido con aceite de oliva se asoció con un aumento significativo del colesterol de lipoproteínas de alta densidad (colesterol bueno) y una disminución de la presión sanguínea en comparación con la línea de base. También se detectó una disminución, aunque poco significativa, en los niveles de triglicéridos en los que tomaron chocolate enriquecido con manzana.
Se recogieron muestras de orina y sangre al inicio y después del ensayo y se controló el índice de masa corporal, la presión arterial, la glucemia y los hábitos vinculados al tabaco. Las muestras de orina se analizaron por espectroscopia de resonancia magnética nuclear de protón para medir los metabolitos endógenos. Se midieron los niveles circulantes de CPE con citometría de flujo y también se controló el hábito de fumar, el índice de masa corporal (IMC), la presión arterial, la glucemia y el perfil lipídico.
Este estudio concluye que la ingesta diaria de pequeñas porciones de chocolate negro con polifenoles naturales añadidos del aceite de oliva virgen extra se relaciona con un perfil de riesgo cardiovascular mejorado y que el aceite de oliva virgen extra podría ser un buen aditivo alimentario para ayudar a preservar nuestras células reparadores, las CPE.

Write a Comment